INTRODUCCIÓN

Alguien dijo que la vida no es más que el recuerdo que tenemos de la vida. Bien, pues este es un trozo de mi vida o, más bien, lo que yo recuerdo de ella. Todas las historias que componen este libro sucedieron en realidad, aunque no pretendo decir con ello que todo lo que explico fuese la absoluta realidad, sino la realidad que yo recuerdo, matizada por el paso del tiempo y el desgaste que éste produce en los recuerdos.
Todas estas aventuras se desarrollaron en la ciudad de Murcia, en un período que abarca desde el año 1962 a 1970, en un colegio en régimen de internado. En él estudiábamos unos trescientos chicos con edades que oscilaban entre los diez y los dieciocho años. Todos los internos éramos huérfanos de padre militar y la administración del colegio dependía del Ejército de Tierra a través del Patronato de Huérfanos de Militares.
Los alumnos procedíamos de los lugares más dispares de la geografía española. Casi todas las ciudades, incluidos Ceuta y melilla y las diferentes islas, tenían alguna representación allí. Los había que venían de ciudades grandes como Madrid o Barcelona y los había que procedían de los más pequeños pueblos de Galicia o Andalucía. Allí nos juntábamos chicos de todas las edades, formas de ser y de las más variadas culturas, nuestro único denominador común era haber tenido un padre militar y disponer de pocos recursos económicos.
Dadas las características del colegio toda nuestra actividad estaba impregnada de estilo militar. Cómo en el ejército, el colegio era una mezcla curiosa de disciplina intransigente, arbitrariedad y descontrol. Si de nuestro ejército se dice, a modo de chiste, que parece el ejército de Pancho Villa, nuestro colegio sería, en este caso, el colegio donde estudió Pancho Villa.
Nuestro funcionamiento interior estaba a medio camino entre un cuartel y un colegio. Comíamos el pan de la intendencia del ejército -los famosos chuscos-, el pelo lo llevábamos cortado como los reclutas, dormíamos en literas y colchonetas del ejército y casi todas las cosas que nos rodeaban estaban impregnadas de un cierto toque cuartelero, incluidos los golpes de pito y los gritos.
El profesorado que teníamos también provenía del ejército. Casi todos ellos eran militares retirados, por una u otra razón, con cierta graduación militar y los pocos que no lo eran se habían habituado de tal manera al estilo de vida que, con toda seguridad, se habrían ganado algún grado militar en cualquier ejército. Todos ellos, al margen de su capacidad de docencia y de la asignatura que impartían, estaban marcados por un patrón común: creían con fe ciega en el palo y tente tieso. Incluso el cura que teníamos era capellán castrense y, para ser sincero, hay que decir que era mucho más acusada la vertiente castrense que la de capellán. Era nuestro "pater" aunque también se le conocía por muchos otros nombres poco reproducibles.
Yo me incorporé al colegio cuando tenía once años y permanecí allí hasta completar todo el bachiller. En el colegio entré, pues, dentro de la jerarquía de "pequeño" y salí cuando ya era todo un "mayor". Aquel, como cualquier otro colegio, tenía su propia estructura sociológica muy acusada; dependiendo del curso que se estudiaba se era considerado "pequeño" o "mayor" y esto marcaba toda la serie de actividades que tenías permiso para realizar. Pese a las diferencias de edad la convivencia no era difícil ya que, en general, había un hondo sentido de la solidaridad entre todos, independientemente de la edad, la necesidad creaba unión.
La importancia de ser mayor venía dada, principalmente, a que podían salir solos a pasear durante el tiempo de ocio de los fines de semana. Los pequeños, por el contrario, tenían que salir del colegio en grupos cogidos de la mano y vigilados. En cualquier caso, los pequeños sólo salían para ir al cine, nunca a pasear, por lo que, cómo se necesitaba dinero para ello y no era habitual tenerlo, los pequeños no abundaban en sus salidas. Nuestro mundo habitual durante los ocho meses que duraba el curso eran las paredes del colegio.
El edificio donde estábamos era un antiguo y vetusto palacio al que ya le pesaban los años ‑y posiblemente los cursos‑ cuyas amplias estancias y habitaciones se habían habilitado para servir de aulas. Era muy viejo y prácticamente se caía a pedazos de ahí que, en el último curso que estuve, nos trasladásemos a otro edificio que se construyó expresamente para sustituir al anterior. Si el primero era una ruina, el segundo fue una obra permanente ya que cómo lo ocupamos deprisa y corriendo, no hubo tiempo material de terminarlo. Todas las historias, a excepción de las correspondientes al último curso, corresponden al viejo palacio.
El viejo colegio era incómodo y carente de los más elementales servicios para albergar a un colectivo como el nuestro, baste decir como ejemplo que únicamente disponía de dos duchas y además en condiciones higiénicas deplorables ya que estaban al lado de una carbonera. Solo disponían de aguan caliente cuando funcionaba la cocina ya que las tuberías estaban conectadas con ella. En realidad era todo lo que teníamos durante todos aquellos meses y, con el tiempo acabé cogiéndole cariño y encontrando cierto encanto en todas aquellas viejas estancias. Este sentimiento nunca conseguí tenerlo por el nuevo edificio.
Aquel viejo palacio que había pertenecido originariamente al Conde de Roche tenía algunos elementos que lo hacían verdaderamente entrañable. Su propia ubicación ya era significativa en sí misma puesto que estaba situado entre un convento de monjas de clausura y uno de los focos de prostitución de la ciudad, la famosa cuesta de la Magdalena. Estaba, además, adosado a un cine de verano: el cine Imperial, y nuestro patio de juegos era precisamente el patio de butacas del cine al que durante el invierno le quitaban las sillas y quedaba completamente despejado. Las sillas, igual que la pantalla, se colocaban cuando abrían de nuevo el cine a comienzos de mayo, y entonces teníamos el patio completamente lleno de sillas lo que nos impedía jugar libremente, pero a cambio teníamos acceso directo al cine a través de todas las ventanas del colegio que daban a esa zona. En época de verano el terrado, las ventanas de algunos dormitorios y de algunas aulas, así cómo muchos otros lugares estratégicos, eran nuestras improvisadas butacas para ver el cine. En aquella época y a esa edad considerábamos más valioso tener un cine en tu propio patio que todos los inconvenientes que pudiera tener aquel viejo edificio.
Ya he señalado brevemente el tipo de profesorado que teníamos, pero ellos solo nos daban clase, no cuidaban directamente de nosotros fuera de sus horarios de clase; solamente venían al colegio a darnos su asignatura. Los que estaban encargados de nuestra vigilancia eran los pasantes, personal contratado exclusivamente para este menester. Ocasionalmente habíamos tenido algún pasante que era un alumno mayor que cursaba alguna carrera superior y seguía permaneciendo en el colegio. Pero estos casos eran una excepción, lo normal era que fueran personas ajenas al colegio que habían conseguido este trabajo. Cada uno de ellos tenía su propia personalidad que nosotros aprendíamos rápidamente a captar y la terminábamos sintetizando en el mote que le poníamos. Así teníamos a "el Pella", llamado así porque era una especie de masa de carne informe, "el Ciruelo" del que ignoro a qué debió su apodo ya que lo ganó antes de que yo me incorporase al colegio, "el Carioco" al que llamábamos así por estar medio chiflado, etc. El director era conocido popularmente por "el Jefe" o "el Púa".
El resto del personal del colegio era exiguo y básicamente lo componía el personal de cocina compuesto por el cocinero y sus dos ayudantes; el ayudante de secretaría; el barbero, que acudía un par de días por semana; y la señora encargada de la lavandería. Hay que hacer una mención muy especial de nuestro cocinero ya que él formaba la guinda de aquel variopinto pastel que era el colegio. Su nombre era Jesús, pero todos le conocíamos por el sobrenombre de "Chuchi". Era un homosexual con todas las plumas del mundo y un mal genio endiablado como consecuencia de una cojera muy pronunciada.
Todas nuestras actividades en el colegio estaban perfectamente marcadas y toda desviación de nuestros deberes recibía su correspondiente castigo. Por las mañanas, antes de ir a desayunar, debíamos asearnos, hacer las camas y acudir a oír misa. Todo el que no estuviera listo en el tiempo previsto quedaba encerrado en el dormitorio y se perdía el desayuno. Luego, a partir de las nueve de la mañana, comenzaban las clases con una pausa de media hora de patio hasta la hora de comer. Por la tarde de nuevo a las clases, con nueva pausa de patio, hasta la hora de la cena. Cuando no estábamos en clase o en el patio, estábamos en un amplio salón de estudio en el que cada uno de nosotros tenía un pupitre cerrado con candado en el que guardábamos nuestros libros y demás pertenencias personales.
Uno de los elementos más importantes de los que componían nuestro ajuar personal eran un par de buenos candados. Las taquillas que teníamos en el dormitorio eran de madera y lo primero que debíamos hacer al ocuparlas era ponerle más cáncamos y un candado. Igualmente, cuando cogíamos nuestro pupitre en el estudio, le colocábamos los consabidos cáncamos y el candado. Algunos pupitres tenían tantos agujeros con el paso de los años que se hacía difícil encontrar un lugar donde colocarlo. Con el paso de los cursos cada uno de nosotros había hecho acopio de un buen manojo de llaves para poder abrir el mayor número de candados posible caso de necesitarlo; de ahí que encontrar un candado difícil de abrir fuese una de las panaceas mas buscadas por todos. En general éramos bastante hábiles en el arte de abrir candados ajenos, pero algunos compañeros habían conseguido elevar su habilidad al puro virtuosismo.
Este es el marco general en el que se desarrollan las historias que se narran a continuación. Imagino que muchas de estas historias serán similares a las que tendrían en la misma época otros chicos de mi misma edad, sin embargo, el hecho de estar interno imagino que produjo un medio ambiente más propicio para algunos acontecimientos. La situación de estar aislado de nuestras familias y amigos, el hecho de depender por completo de nosotros mismos para las cosas más cotidianas, nos obligaba a ser autosuficientes y provocaba que tuviesen una gran importancia muchas cosas que, para el resto de los chicos de nuestra edad, apenas si podían tener significado alguno.
Son muchos los detalles que habría que añadir a esta introducción para que el lector pueda hacerse una idea exacta del lugar y el ambiente en que ocurrieron todas estas aventuras. Los detalles fundamentales, al margen de los ya descritos, irán apareciendo o ampliándose en cada una de las historias.

49 comentarios:

Russadir dijo...

Me ha encantado el relat..
Me eduque en Aranjuez y Villaamil...
Son años para el recuerdo

CMGC dijo...

Me resulta complejo que haya alguien que sienta nostalgia y quiera recordar aquellos años pasados en el "Colegio San Antonio, c/ Conde de Roche, 1, Murcia".
¿Tan mal le ha ido la vida que siente nostalgia por "aquello"?
Entré en 1965 y "me fui" en 1970. Recuerdo a algunos con los que viví, pero no deseo recordar lo que "vivíamos": soledad y hambre, frío y maltrato físico, calor y maltrato psicológico...
Creo que había dicho que no quería recordar..
Un abrazo para todos.

CMGC dijo...

Olvié decir que coincidí con DIDAC al que identifiqué por la foto (creo que se la saqué yo) en aquellos cursos finales de bachillerato, y con Borrás, España, Barea...
Otro abrazo.

jagarciacruz@gmail.com dijo...

He llegado hasta aquí, gracias a mi hermano cmgc. Sí, yo también me acuerdo de aquellos años en el Colegio San Antonio. Desde que me fui, a principios de octubre de 1968, no he vuelto a encontrar a ninguno de mis antiguos colegas "pinfanos". Te recuerdo vagamente Didac, pero te recuerdo. Yo soy Juan Antonio Garcia Cruz, "el gomero".
Un abrazo.

Russadir dijo...

CMGC
No se trata de si la vida te ha ido bien o mal..Recordar a las personas que compartieron todo aquello.. Es recordar a la familia que queriendo o sin querer compartieron todo aquello, con nosotros..Lo bueno y lo malo de esa etapa tan importante que es la niñez...
Hay que ser positivo y quedarnos con los buenos recuerdos..Los malos a la basura...no sirven nada más que para el rencor..

Anónimo dijo...

hola didac:se nota tu profesion por la forma de describir
la "inroduccion" del colegio de S.Antonio de murcia.yo tambien fui alumno pero mi incoporacion fue 10 años antes, en el 50; venia de los salianos de Cadiz 2años y posteriormente del colegio de Campano sito en Chiclana de Frontera en Cadiz donde
el trato y mi estancia de otros 2, años fue exquisita comparado con el de Murcia.
Estos traslados fue todo un misterio para mi,quiero recordar que servia para"estudiar".De todas las formas esta realizando lo que muchos de los que estabamos ya intuiamos que alguien deberia escribir y narrar lo que alli se
vivia.Ami entender lo que narras del palacio creo que falta narrar la entrada que era un porton claveteado con clavos decabeza grande y redonda cuyo portillo tenia una cerradura con una llave muy grande y pesada y daba paso auna sombria antesala de suelo enlosado de piedra y a la derecha estaba la casa del Dr. D.Manel Menchon(el pua) con su esposa y dos chicos(niño y niña),el era medico t la mujer hacia alcunas veces de enfermera ya que cuando alguno se dejaba la piel en patio le untaba de micromina y/o te daba una aspirina y palante.
Despes pasabas a un patio donde habia un pozo en el centro con un en brocal en hierro forjado, a la derecha estaban lños sotanos y las cuadras de los caballos ya que imagino que en tiempos del conde entrian las calesas o carruaje,luego se llegaba a un patio dode el frente era la vivienda de Maruja (cuñada de Dr.)con dos hijas mellizas me parece,a la izquierda se subia a los dormitorios y un salon de estudio en laparte inferior etaban las duchas famosas al lado de la carbonera,a la dereccha se subia 3 escalones de marmol que daba acceso a una ampla escalinata de marmol con balustrada de maderas nobles todo ello ya muy viejo,sado y se le notaban los años,antes de subir la escalinata a la derecha estaba el despacho del Dr. y a la izquierda la campana al lado de la capilla
No quiero ser pesado y dejo la descripcion para ver si te interesa,pero ten encuenta que llegue 10 años antes que tu y que en buena parte encontraste camino allanado despues de lo leido(ahora tengo 72).
un abrazoa y atodos los pinfanos.

Anónimo dijo...

didac,si interesa puedo seguir con el relato

Didac dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Si quereis añadir algo respecto al colegio San Antonio o de cualquier otro vinculado al Patronato, ¡adelante será bienvenido! Creo que será enriquecedor para conocer las experiencias que todos tuvimos en aquella época. Iré incorporando nuevos capítulos que, espero, despierten también vuestros recuerdos.
A anónimo le animo también a seguir aportando todo aquello que desee, seguro que será interesante y ayudará a conocer más cosas de aquella época.
Un abrazo y gracias.

Anónimo dijo...

zzz

Anónimo dijo...

Bien didac,el"anonimo" se llama Benito Gonzalez Pineda,seguire con mi descripcion del "colegio"donde pasamos nuestra niñez,adolescencia
y salida a la vida.Posiblemente y por los datos que aportas cuando tu llegaste yo seria "mayor" no recuerdo muchos nombres de mi epoca
pero si muchos podran recordarme porque Benito solo estaba yo.
Porque jugabamos a balon-mano y saliamos todos a las canchas que estaban junto al malecon eramos buenos y temibles en todos los aspectos y sobre todo con los maristas.

Anónimo dijo...

didac,he leido todos los comenterios de tu y otras pags. y solo quiero indicar que queramos o no, solo existe una pag. de la vida y los parrafos escritos es fruto de nuesta propia experiencia vivida, y el que que quiera releer parrafos anteriores los puede hacer y evitar asi el repetirlo.
Ya narre la entrada del
colegio,pero mi nebulosa esta en donde dabamos las clases puesto que solo recuerdo que despues de la entrada,ya en el segundo patio y a la derecha habia un pasillo siniestro que daba al patio y al comedor donde estaban las duchas junto a la carbonera,una escalera que subia a los dormitorios.
La salida al patio era espectacular
por la luz radiante del sol murciano,este patio era en si mismo una paradoja:era la sala de un cine Imperial de verano con el suelo de cemento y vacio de sillas prara correr y jugar al futbol,a punto,manga,media manga,manga entera,balon-mano,pegarnos,hacer gimnasia etc,al otro lado de la calle colegio de niñas,a la izquierda convento de monjas clausura cuya campana repicaba a todas las horas
con altas paredes que por motivos que narrare llegaron a poner una red metalia de mas altura,el lateral derecho una gran pared de un edificio donde estaban pintados en horizontal anuncios pubicitarios,la pared rezumaba humedad por todo el frontis,
el frente el escenario de grandes dimensiones para poder poner en verano el telon del cine y por cuyo foro y por medio de un sotano saliamos contactar con el exterior donde estaba ubicado el barrio de protitucion ,a la derecha se subian tres escalones para dar a la entrada de una piscina que se hacia publica en verano(my-junio),en cuyo interior habia un naranjo que naturalmente le dejabamos pelado en el momento que estaban maduras,tambien habia un trampolin del que no usabamos en las noches que nos bañabamos por el ruido que se hacia y que luego
habia que pagar las consecuencias ante Salvador el pasante de turno,en exterior y junto a la piscina estaban los 5 servicios con su taza turca que hasta no rebosar excrementos que salian hasta porpatio no venian adesastacar,junto a ellos habia una pileta y un grifo de donde salia agua que servia de vevedero y refrescanos despues de la gimnasia,cierra la cristalera de la casa de Maruja la viuda de las hijas mellizas junto a dos grandes ventanas cerrada con visillos y remetadas verja naturalmente,una daba al dormitorio de las niñas y la otra creo recordar a una sala,desde este patio algunas veces veiamos el patio interior de accesoal colegio.
otro dia seguire.

Anónimo dijo...

Didac,excelente narracion de la "guerra de las naranjas".yo estaba en el escenario,solo quiero añadir que nuestros expias oyeron lo que se cocia en el despacho del Dr.con toda camarilla,naturalmente que sirvio el plante,hasta el punto que D.Filomeno quiso quitar hierro al asunto puesto que el Dr.con elcabreo que tenia(se subia
por las paredes)queria expedientar a varios alumnos;insinuo que el"chuchi"deberia comprar mejor y que no era el mas indicado para este menester.
Seguire otro dia describiendo el profesorado que me toco torear.saludos.BGP

Didac dijo...

Gracias Benito por tu aportación a aquella situación que nos tocó vivir. No imaginé nunca que este medio me permitiese tener la oportunidad de ampliar las experiencias y los puntos de vista de otros compañeros que también vivieron aquellos años. Gracias por todo y te animo a aportar las cosas que creas convenientes.
Por cierto, lo de que hubo reunión en el despacho del director donde se trató todo el asunto no lo sabia y, como bien dices, veo que toda aquella sublevación tuvo más eco y más impacto del que pensaba.
Un abrazo
Didac

Anónimo dijo...

Bien,llegado a este punto vamos con el personal que deberia educarnos.
El organigrama era muy sencillo,se componia del dr.y el resto de profesorado,unos pasantes que no tenian ni voz ni voto ya que su unica mision era mantenernos a raya por sus propios y variados criterios y finalmente un cocinero
que perdia aceite por todas las esquinas con dos mujeres muy mayores para ayudarle en la cocina.
el dr.era medico militar y vivia con su familia dentro del recinto del colegio(a la entrada a mano izq.),la familia estaba formada por la mujer(muy guapa,no recuerdo su nonbre)y dos hijos,creo recordar que eran chuico y chica.el chico estudiaba con nosotros y teniamos mucho cuidado con lo que hablabamos cuando estaba presente y que decir del trato que recibia diferente al nuestro.
el dr. daba clase de ciencias naturales y su obsesion era como eran las celulas y su reprioducion,las clases las daba a promera hora y dependia del estado
de animo de como venia,se le veia venir y logicamente estableciamios estrategia defensiba,una era acortar la clase lo mas posible con preguntas para que su ego se sintiese importante(sobretodo de deportes y especialmente de ciclismo)y otra situcion que le hacia vuneralble erea el final de mes cuando recibia la paga del preatonato en tonces entraba con un
rictus risueño aue ese dia la clase
er a nuestra.
Fumaba como un carretero (siempre cigarrilos rubio y "cherter"los dedos indice/anular lostenia de unmarillo intenso y siempre habia que distraelo para quitarle algunos cigarros del paquete
cuando lo dejaba encima de la mesa.
tenia una vara de bambu con la que nos daba algunas veces en la palma de la mano y la mayaoria en nuestas desnudas piernas,sus andares eran como "robor cot"por una lesion de la espalda,siemre pulcro en el vestir y con la caracteristica camaleonica de adaptar su rictus ante la situacion
sobre todo con las visitas.
segure otro dia con el resto.

Anónimo dijo...

Bien,sigamos con el Dr,se llamaba Manuel Menchon y su ego era ponerse la bata blanca con el distintivo militar a la hora de vacunarnos todos los años,dicha vacuna era un martirio del cual no habia forma de escape por seguir un listado y pasar por la enfermeria o dispensario medico como le gustaba llamar ubicado en su casa.Nos haciamos los enfermos para ello poniamos ajos en las axilas quedecian daba fiebre, simulabamos catarros,lesiones,
torceduras etc,todo era inutil te ponia la vacuna contra todo pronostico.Tal era el miedo que solo con ponerte la aguja te sentias perder el conocimieto y algunos caian al suelo por el dolor,por la sugestion,quien lo sabia;lo cierto que las ponia como a los caballos con fuerza y colgandera,la entrada del liquido era brutal hasta el punto que durante dias tenias un bulto que se disolvia,algunos apretabamos aquel bulto para tratar de expulsar
aquel maldito liquido que sabiamos por experienza que durante una semana estariamos bajo sus efectos(taciturnos y sin ganas de jugar o comer),aparte de las bromas del golpecito en la espalda que tu mejor amigo te daba a modo de saludo,entonces sacabas fuerza don te que daba y montabas en colera pagandola con el mas cercano.
El"pua" asi le llamabamos al Dr.,decia con esa risa forzada que no era para tanto y que eramos unos cobardicas,claro lo que tambien temiamos era la reaccion de dicha vacuna que en ocasiones tenias que guardar cama y no sabias que era peor puesto que pasabas solo todo eldia encerrado en el inmenso dormitorio sin comer por supuesto(era la mejor forma de cura que se habia inventado) y sin que nadie te visitase;algos llamaban a sus amigos durante el recreo a traves de la ventana del dormitorio de los mayores que daba al patio ,para que le trajeran algo(soretodo de comer) o le hiciesen algo de compañia,lo cual habia que camelarse Jesus el "chuchi" y te dejara la llave de la puerta del
dormitorio(era curioso que el amo de todas las dependencias era este personaje puesto que llevaba todo un manojo de llaves colgando del cinturon),esto nos desvelo un secreto que sabiamos donde estaba la llave de la cocina y el cuarto
donde se guardaban todos los suministros.
Pero esto es otra historia,otro dia te contare,saludos.

Anónimo dijo...

Oye sigue con las narraciones por favor veo que hay mas capitulos y que te los saltas, hazlo seguido. Gracias

Anónimo dijo...

estoy con la narracion del profesorado y el 1º el Dr "el pua","prometo y puedo prometer" que seguire con mas narraciones de las innumerables que me toco vivir en el s.antonio de murcia

Anónimo dijo...

dejemos al Dr.por el monento y pasemos a D.Filomeno que hacia las veces de subDr.por su titulacion unversitaria y que en esa epoca exigia que un centro educacional tuviera uniersitarios adictos al regimen(esto lo deduciamos entre los comentarios y lo que se hablaba entre nosotros)pero era un elemento muy peculiar:educado,bien vestido,alto,espigado y bien parecido y con las sienes plateadas
que le hacian mas interesante o almenos le parecia a Maruja la madre de las dos mellizas que vivia dentro del recinto del colegio en el segundo patio tenia la puerta de entrada a su vivienda y a la derecha el despacho del Dr.
De todas las maneras como profesor a mi me dio filosofia,literatura y creo recordar latin(o esto ultimo fue el cura Merino).no se metia en berenjenales y los alumnos le respetaban.
Otro profesor fue D.Pedro Virgil con su cojera y su vestir de negro,serio donde los hubiera,de pocas palabras reposadas y serias.
Otro fue Crisanto,profe de matematicas,vivia en Murcia cerca y por detras de la catedral donde daba clases particulares a muchos chicos(de institutos Y universitarios)y donde salia todos los dias a su casa donde participaba de sus clases particulares,era un hombre abierto y dicharachero,daba las clases alegremente y donde yo empece a descrubrir que las ciencias me gustaban.Fue mi defensor ante el cura Merino y toda la junta de profesorado en el examen de 6ºy el paso a realizar la revalida en el instituto que se celebro en el que habia junto al jardin de Florida blanca,por unas discrepancias entre dicho cuera y yo;ya que entonces con lo que aprendimos, nuestrs deduciones(sin haber leido ningun clasico solo lo que Filomeno nos dejaba leer alguna vez
discutimos en la la clase las Bienaventuranzas en la cual le afirme "que bienaventurados los ricos porque de ellos sera el reino de los cielos" el argumento fue de que por entoces se daba la bula y otras prebendas a los que podian pagar a la iglesia ya que los viernes no podiamos comer carne etc;se armo un follon y una discusion agria que termino con supenderme y por lo tanto no hacer la revalida en la reunion final del profesorado Crisanto dejo caer la frase de que asi se mantenia en su postura el suuspenderia al res y por lo tanto ese año no habia revalida para esl S.Antonio.al final cedio y fuimos a revalida con un 60% de eprobados,un milagro puesto que la enseñaza era muy precaria,libros para tres faltndo hojas y con apuntes de otros cursos,cuadernos quien los tenia etc
otro dia seguire

Anónimo dijo...

bueno para terminar con el profesorado:
el de religion era el pater Merino.D.Calos Sicilia,no me recuerdo lo que que impartia,lo que si me recuerdo era su seriedad e imponia respeto.
por ultimo el pasante Salvador,con mas poses que una marioneta,fruto de las novelas del oeste que era su literatura preferida.
proxima narracion de MIS expieriencias.desde mi llegada con 12 años en el 1950 hasta mi despedida con 23.
como conclusion puedo decir que mas se parecia a una republica bananera que a un colegio de enseñanza,puesto que cada uno hacia lo que le daba la gana,tanto los alumnos como el profesorado que se defendia con el castigo y el"palo y tiente tieso".

Anónimo dijo...

Por si os interesa, Filomeno que fue director del colegio nuevo, termino yendo al colegio todos los días haciendo eses.

SILVIA FRANCO dijo...

Mi padre, Manuel Franco Jimenez, estuvo interno en este colegio a mediados de los años 50. Encontré este blog buscando datos sobre este colegio del que tanto ha hablado. Proximamente, y en compañía de mi padre, aportaremos nuevos recuerdos en este blog.
Un placer reencontrar con sus antiguos compañeros. Hasta pronto.

Anónimo dijo...

ok.Silvia, te invito a plasmar los recuerdos y variopintas anecdotas vividas en esta singular "centro docente"asi que habla con tu padre y quitar las telarañas a todos esos recuerdos
Seguir mi relato despues de tantos años es complicado ya que del profesorado podia aportar mas pero mi llegada al colegio con 12 años acompañado por mi hermana mayor(mis padres murieron los dos seguidos y yo con 8 años)(un poco crecidito segun el "pua");una temprana mañana a las 8h.y en en "calesa" aquella tartana taxi, desde la estacion de Murcia a la calle del Conde Roche,aquel inmenso porton cerrado y claveteado,que despues de llamar varias veces con un sonido sordo que retumbaba se abre la puerta pequeña y aparece Jesus(encargado del comedor) con camisa sucia y arrugada,despeinado,pelo negro lleno de brillantina y con los ricitos callendole sobre la frente,que sin medir palabra nos invita a entrar y nos da los buenos dias y "ahora vendra el Dr." nos dejo en el primer patio con el pozo central con brocal forjado rodeado de macetas y con la humedad hacia que el empedrado del suelo brillara, rodeado de verdin,sobretodo en la zona umbria,pasamos al segundo patio con losas grandes de piedra, donde se veia a derecha la escalinata ancha de marmol veteado con doble pasamanos,escalinata degastada en su zona central de los escalones debido a su uso lo cual dejaba ver que el palacio tenia sus años,en el frente dos puertas acristaladas con visillos caidos y a la derecha un tunel oscuro con una escalera que se adiviaba que era para subir a los dornitorios;a la isquierda de la escalinata se encontraba el despacho del Dr. D, Manusl Menchon "el pua",despues de un buen rato aparece un Sr.grueso bien vestido(con pulcritud),bien peinado,perfumado y con su caracteristico andar,su sonrrisa abierta mostrando su dentadura perfecta con su humeante cigarrillo rubio; despues de las presentaciones pasamos a su despacho frio de altas paredes puerta alta y gruesa que al cerrarse se oia un chasquido fuerte y sordo con mesa negra,grande y reforzada con forja de hierro en las cuatro esquinas, llena de papeles a su espalda un armario negro que a traves de su ristalera dejaba ver que estaba abarrotado de papeles;despues de una "filipica aprendida" muy seria,como el hacer dos cursos en uno motivado por mi edad;despedia a mi hermana haciendose cargo de mi educacion futura diciendome que bien lo pasaria la cantidad de amigos que pasaria a tener; para las 10h me encotraba en una clase rodeado de otros muchachos que te atosigaban a preguntas,de donde eras ,como habia venido,quien me habia traido etc,etc,;por primera vez vi lo que se avecinaba, Salvador el pasante,(todos tenian nombre biblico)y despues de gritar varias veces silencio repartio varios reglazos y puso a varios chicos de diversa edad de rodillas cerca de su mesa situada encima de una tarimma y con voz ronca dijo que no habia mas debido al nuevo alumno que se acababa de incorporar.
Bien,otro dia seguire.

Felipe pequeño (canario de Fuerteventura) dijo...

Yo, que presumia de memoria, me quedo asombrado por la cantidad de recuerdos, que una vez los expresan vuelven a llenar los huecos de mi cabezita. Mis experiencias en el C.S.A. se inician a la muerte de mi padre recien cumplidos los 8 años (era el mas pequeño del colegio en ese entonces, curso 64-65)y permaneci en colegio ese año; ya que querian que repitiera ingreso por mi corta edad, y mi madre enfadada (que era maestra) me deja el curso siguiente, regresando con mis compañeros de curso (2º) en el 66-67, para permanecer hasta el 72, año que paso al colegio El Salvador y Colegio Santiago por un curso escolar.
Mi estancia en el colegio fue una experiencia dura; sobretodo por el frio, que era mi peor enemigo; pero gratificante por las entrañables experiencias y de los ratos buenos que vivimos. Acostumbro mirar los malos ratos como escuela de aprendizaje en la vida, y los buenos para regodearme en ellos, por lo que mi vision del internado fue bastante gratificante, si no fuera por la lejania de mi familia, y han hecho de mi lo que soy: Un tio curtido en mil aventuras que sabe disfrutar de las pequeñeces y del compañerismo de los mios.

Perdonen, pero en este PC no tengo acentuaciones.

Anónimo dijo...

Hola a todos, soy Jero me llamaban el "enano" ya que no crecia, (seria por la comida?).
No os poeis imaginar la alegria que me entro al descubrir este blog gracias a Diego Fuentes, que lo puso en el facebook, y gracia a ello ahora estoy aqui.
Yo entre en el colegio en el año 68, con 8 añitos, y la verdad es que se paso muy mal sobre todo los dos o tres primeros cursos, hasta que te adaptabas al entorno que era sobre todo el de ¡¡¡¡sobrevivir¡¡¡¡porque por una parte "la direccion" te mataba de hambre y por otra parte era que no te CAMBIASEN DE LUGAR, la poca comida que te mandaben en los famosos paquetes y sobre todo en Navidad ya que eramos unos cuantos los que nos quedabamos alli por falta de recursos, pero eso gracias que ya paso ahora es otra realidad mas cruda para aquellos que no tengan trabajo.
La cojera de chuchi, fue en una noche loca de esas que tenia los sabados por la noche en un accidente de coche con creo recordar co Lora el pasante que no me acuerdo lo que nos daba, era alto (bueno...como nosotros eramos pequeños....) bien parecido y jugaba muy bien al futbol, recuerdo que tuvo mas de un encontronazo con el otro "pater" D. Gines ¿le recordais?...la verdad es que no añora nada de lo ocurrido alli y hay cosas que no recuerdo por mucho que me esfuerze recordar, tengo unas cuantas fotos de aquella epoca y no recuerdo algunos de los nombres, solo algunos como Eugenio Villardon, Leandro Ramon Perez, Ramon Ocampo que nadaban como los angeles que para eso eran canarios los dos ultimos, a Diego Fuentes, a Borras, Barea etc, el que quiera que les mande las fotos me puede mandar un "emilito" a: cj0474@hotmail.com y os mandaré las fotos.
Un saludo desde Leon

Anónimo dijo...

Soy J.louro


¿Cuantas veces al cabo de un año ,principalmente en invierno habeis pasado por esas dos duchas del horror?

Jeronimo dijo...

La verdad es que por no bajar a las cloacas(duchas) algunos se nos hacian costras en las rodillas y no digamos en los talones de la mierda que arrastrabamos, ya que como sabies en las duchas no habia agua caliente si no estaba encendida la cocina, por lo tanto aprovechabamos a ducharnos cuando la cocina estaba en marcha pero algunas veces se formabn unas colas hasta la entrada de las duchas que estaba un piso mas arriba...creo recordarUn saludo desde Leon

Anónimo dijo...

Hola didac,soy BGP y me encanta tu prosa por sencilla pero eficaz,estoy totalmente con la narracion de Matamoros,pero su seriadad castrense implantada desde un principio hacia que en su clase no se moviera una mosca.primero por seridad,segundo por su explicaciones y tercero porque sentia y tenia un gran respeto a lo que era ser "huerfano de militar" y eso se veia y se notaba en la diferncia de trato respecto a los externos;aparte que le gustaba deleitarse delante de nosotros;sus clases eran amenas y para mi fue fundamental cara al futuro ya que, junto con Crisanto fueron decisivos en el gusto de las ciencias y poder terminar la carrera de Ingenieria que para aquella epoca era fundamental,ahora se ven con otros ojos;pero no quiero dejar pasar la oportundad que la disciplina impartida por este hombre ya la quisieran muchos "CATEDRATICOS" de los tiempos actuales
otro dia hablare del nuevo edificio por derribo del ala derecha del colgio,el incidente con las mojas de clausura,de los habidos con el colegio de chicas frente del nuestro y de las correrias de los sotanos del colegio.

Diego dijo...

Louro, te aseguro que aunque han pasado... bueno, muchos años, recuerdo perfectamente aquel par de duchas mugrientas a las que nadie acudía a menos que fuese forzado. Visto hoy nadie se podría creer que para un colegio como el que éramos, solo hubiesen dos duchas abiertas, con pavimento de cemento, sin difusor de agua por lo que caía un buen chorro que hacía daño, sin agua caliente la inmensa mayoría de las veces a menos que la cocina funcionase y junto a la carbonera, donde pululaban ratas de tamaño más que apreciable. Es dificl hacerse una idea de lo que era aquel colegio, por eso he creido conveniente recordarlo en este blog.
Respecto a Cándido GC, comprendo que prefiera olvidar las cosas del colegio, son recuerdos bastante desagradables en su mayoría, pero también rescato momentos agradables como por ejemplo de los Gomero (CGC y JAGC), que me hicieron descubrir el gofio y que me daban un puñado para el desayuno cuando tenían paquete de casa. Así que gracias a ambos por si se me olvidó hacerlo en su día.

Manuel dijo...

Hola, me llamo Manuel Alonso, y al contrario de otros, tuve la suerte de pasar por los salesianos de Cadiz,a continuaciones pase por el Salvador, donde curse bachiller, y dos años de magisterio y aterrice en San Antonio de mayor, donde se encontraba mi hermano Marino.
Conozco a los Barea, Pedro Rosado, España, Naranjo, los hnos, Urbanos, sobre todo a Santi, (también mayor) ..... pero no he vuelto a saber de nadie, desde el año 1968 que termine magisterio, vivo en Zaragoza, y con bastante tiempo libre , pues ya me jubile, y me gustaría contactar y saber de todos sobre todo de los mas paroxismos, por lo que dejo un correo por si os animáis maaymaa@gmx.com o maaymfp@gmail.com
Y para no cansar, recibid un fuerte abrazo de quien queda a vuestra disposición

Anónimo dijo...

hola a todos: soy bgp,no se didac conocio el otro colegio que el pua tenia en Torrevieja de huerfanos de menores de 8 años quiero recordar;no me recuerdo la circunstacia por el que fuimos a parar a dicho colegio situado en el mismo centro de la ciudad,que en aquella epoca era un paseo con casas a lo largo de dicho paseo y unos millares de habitantes,decendiendo por dicho paseo se llegaba al puerto y practicamente no habia mas,si recuerdo una visita alas salinas y otra al palmeral del "huerto del cura" asi como bañarnos en ls playa2de loa locos.la circuntancia de nuestra estancia creo recordar que fue por quedar en cuadro el de Murcia durante unas vacaciones de SS y para "ahorrar"y aprovechando que el transporte en tren era gratis(se valia de pasaporte emitido por el pratonato,pues venga todos a Torrevieja,lo que vimos alli nos dejo un poco pensativos de que la miseria y la pobreza van de la mano,como iban aquellos niños con sus babis,en fila de dos,no se oian ni risas ni podian hablar durante el paseo

Anónimo dijo...

Si bien es cierto que tanto en El Salvador de Valladolid ( frio y llanto) como en el San Antonio de Murcia(hambre y anarquia) se paso mal siempre he resaltado el hecho de que, al menos, tuvimos acceso a la educación:si hubiesemos podido mirar a nuestro alrededor lo habriamos valorado asi.Es con lo que me quedo.Pasar de los malos tratos casi generales y disciplina abusiva de El Salvador a la anarquia del San Antonio (año 1965) supuso un cambio importante.En el San Antonio casi eramos "quinquis" de la subsistencia,depredadores de huertas y tiendas,comerciantes de novelas, postales de Navidad y plomo de las cañerias(la piscina,el convento y alguna del tejado del colegio)asaltantes de despensa y taquillas.Y tambien se estudiaba y se aprendia:no siendo mi caso(no llegue a hacer carrera universitaria aunque matricule en derecho y C.Politicas en Madrid) me enorgullece saber que compañeros, precedentes y posteriores, si lo hicieron y siento su exito como propio.
Por si lo leen guardo especial recuerdo de muchos compañeros(los Crespillo, los Moratinos,Redondo, Borras (el pequeño),Alfredo (musculitos de Alicante)y tantos otros(especial recuerdo de Pedro A. Amor Colomer de cursos inferiores y que me prestaba su mejor ropa cuando me llego la edad del pavo), Llompart a quien he visto en la foto que ha puesto en otra web.Se me olvidan nombres pero no rostros y podris enumerar muchos más.A todos envio fraternales saludos y les deseo lo mejor .
Cuando continuen los capitulos remitire vivencias.
M.Martin (malinche@movistar.es)

pelopincho dijo...

Hola amigos y compañeros del colegio S.Antonio. Yo ingrese en el año 64 era externo y mis compañeros de curso eran: Bocadulce. Burgueño, Peñate,Leon, Y Mariano hijo de Matamoros, profe de matemáticas de 3º. No tengo buenos recuerdos de aquel colegio, pero tuve unos compañeros tanto externos, como internos, que marcaron mi niñez y que recuerdo con mucho cariño. Mal estudiante donde los haya, no por no querer saber, pero tampoco los enseñantes hacian mucho por enseñar, las materias que menos me entraban era latin y mates, los profesores sabian mucho pero no sabían enseñar, un profesor que llenaba la pizarra de números y letras, descifraló pues yo no entendía nada y asi fueron pasando los cursos y ya abandoné en el 69 y marché a Barcelona, donde vivo ahora. Mi nombre, es Franco, bastante conocido en mi curso y desde aqui hago un llamamiento a algun amigo, que me recuerde que se ponga en contacto conmigo, pelopincho1953@hotmail.com.
Recuerdo al púa médico de cabecera de mi familia, don Filomeno, don Celedonio, cura Mérino, etc. PUES DESDE AQUI UN ABRAZO A ESOS COMPAÑEROS QUE COMPARTIERON MI NIÑEZ, OS RECUERDO CON MUCHO CARIÑO. FRANCO

rafmoso dijo...

Hola Benito, no se si te acordarás de mi, soy MORA,yo también jugaba al Balón-Mano en el Colegio en la época que dices, si mal no recuerdo cuando yo jugaba lo hacía de portero Caballero, y como componentes del equipo: Fernandez Garzo,Barragan, creo que tú, yo y los otros no me acuerdo.
Yo ingresé en el Colegio de S.Antonio a principios del 50 con otro chaval que se llamaba Fábrega del que no se absolutamente nada, espero que me recuerdes, actualmente tengo 70 años.Saludos para tí y tu familia.
Puedo aportar muchas anécdotas del Colegio

Anónimo dijo...

-Hola Mora de la moreria,permiteme esta frivolidad,soy BGP.en mi nebusa pues he cumplido 74,creo recordar a un chico mas bien delgado y con abundante pelo moreno y cejas muy pobladas.yo te invito y con permiso de DIDAC(Diego dueño de la pag.)a que intentes en manifestar tus vivencias y recuerdos que yo y otros compañeros te lo agradeceran.
el balonmano fue una de las muchas
actividades deportivas que haciamos,aprovechando el patio transversal "inventamos" el futbol sala.Loa entrenos los haciamos en las instalaciones de deporte del campo de Zarandona alla por detras del parque de Floridablanca eso si a las 7 de la mañana(futbol y atletismo)y con un frio y una humedad que en Murcia se notaba , a esa horas la genta salia a trabajar con aquellas bicis y timbres sonoros,yo creo que era la capi que mas bicis tenia.recuerdo queduranta el camino habia puestos donde vendian desayunos(vaso de cafe con"porras"con bien de azucar)las porras apiladas en un costado en forma de piramide y alguno se permitia tomarlo previo pago de 1pta.aprovechabamos para hacer desaparecer alguna de las porras pues dristraiamos a la tendera del puesto con ocurrencias y algun otro piropo segun la sra. que despachaba.Un dia alguien se la ocurruo pedir un desayuno y decir que lo pagaba su compañero,logicamente y sin pensarlo dos veces fuimos tres seguidos los que hicimos la misma observacion,la tendera se mosquea y la pregunta que quien es ese compañero,pies pa que os quiero salimos pitando entre voces y risas hasta llegar al Zarandona donde cada uno y un entrenador que no sabiamos nada haciamos los distintos ejercicios,pero la
jugarreta de la tendera estaba en nuestra mente a la vuelta al colegio ya canbiamoslas calles de regreso para no troprezarnos con la tendera.La cosa no quedo ahi a los dos o tres dias y estando en al salon de estudios dice Salvador aver los deportistas que se personen en el despacho del Dr. el Pua y con aquella pose y medio sonrrisa caracteristica nos dice aver quienes son los que han desayunado gratis la mañana de tal dia,todos mudos y despues de mucho decirnos todos los"piropos" del mundo dijo aquello que hasta que no salgan los culpables quedaban suspendidos todos los entrenos,el revuelo ya habia comenzado,los demas compañeros querian saber masunos preguntaban y otros se dertnillaban de risa.Pasados unos dias a los que consideraba los cabecillas nos vuelve a llamar el Pua y con voz muy seria nos dice por que habeis abandonado los entrenamientos ,la contestacion fue de que sin desayunar no podiamos rendir y como un rayo dice como "sin deyunar es que Jesus(CHUCHI)no lo prepara?apatir de mañana doble desayuno uno para ir y otro al regreso al chuchi le sento muy mal pero la cosa cambio a mejor ya eramos los niños bonitos y aparecieron las galletas.
En verdad leDr.nos dijo que aquello estaba mal puesto que el prestigio del S.Antonio quedaba muyfeoy popr haber pagado de su bolsillo 5 ots.

alfonso nelis dijo...

YO ESTUVE ALLI

Queridos compañeros del alma; hoy casualmente me entero de que la fragua donde se templaron nuestras vidas dejó de existir hace ya tiempo, El R.de Mendoza pasó a mejor vida así que es posible que nuestros espiritus de niños e infantes correteen por los pasillos de un centro comercial o un hotel, resultado de la especulación urbanistica de la que ninguna ciudad está libre.

Así que hoy amigo Herme, con mi cincuenta y seis años más cerca de la chochez que de la lucidez de ideas, a algunos nombres no les puedo poner ya rostro en cambio de otras caras no consigo recordar sus nombres, asi que leo y releo este y otros foros que hacen referencia al R. de Mendoza hasta la extenuación y no dejo de admirar tu prodijiosa memoria. (Por cierto no veo en tu lista a Orlando, un canario muy inteligente y de gran corazón y a dos chavales que les llamábamos los CALUGUI, eran de Granada siempre iban juntos y eran el azote de los huertanos).

Alguno me recordará sin mucho esfuerzo si rememorais a un PAPANATA que hizo de presentador en una fiesta de FIN DE CURSO y que recibio tales abucheos y humillaciones que definitivamente descarté hacer Periodismo, para lo cual creia estaba destinado hasta entonces.

Cuando yo llegué al R.Mendoza, el tío más popular era Martin, creo que todos le admirábamos porque se comportaba como un hermano mayor sacándonos de más de un apurillo cuando salíamos de paseo por Murcia, con sus andares parecìa un torero dando el paseillo en las Ventas; era el tio mejor dotado para cualquier deporte, ya fuera balon mano, futbol, baloncesto incluso Rugby. (por cierto equipo al cual perteneci) llegamos a jugar contra los paracas de Alcantarilla, os acordais ¿??

Tengo que localizar unas fotos de COU (donde creo tambien estás tú y los hnos Vazquez entre otros ) en la excursión que hicimos con el profe de Literatura por LA RUTA DEL QUIJOTE. Aquello fue memorable y no acabamos en la carcel gracias a la intervención divina y a las explicaciones y humillaciones soportadas por aquel profe extravagante defensor de la tauromaquia y buen docente a mi juicio.

Cuantas y cuantas horas hemos compartido en nuestras visitas dominicales a los billares y a las boleras electronicas; que decir de nuestras salidas a las discotecas y guateques con aquel grupito ( CELINA, TERESA, ELISA, y alguna más que no recuerdo) especial recuerdo en nuestros corazones porque fueron nuestros primeros escarceos con el sexo débil .

No quiero extenderme más; de todo lo leido en este foro me quedo con lo que se puede aprovechar porque momentos malos también los hubo y esto hizo que a más de uno nos costara adaptarnos a la vida “civil” para lo cual no nos habian preparado las inútiles clases de Filosofia de D. Filomeno, al cual por cierto tengo un cierto aprecio estima.

Sólo me resta decir que espero no sea demasiado tarde para seguir en contacto con cualquiera de vosotros para rememorar anecdotas; que en Barcelona teneis más que un amigo y que os dejo mi correo por si quereis poneros en contacto conmigo o mandar alguna foto.

P.D. quisiera saber si alguien me puede facilitar el paradero de :
Manuel Fernandez Vidal , era de Cartajena, y nunca le agradecí bastante los bocadillos de chorizo que compartimos sin los cuales no habria sobrevivido.

Un fuerte abrazo y hasta siempre compañeros.

J. ALFONSO NELIS HERRERO PRIETO
BARCELONA 2012

Mi correo:
Voxpopuli2001@hotmail.com

Diego dijo...

Alfonso gracias por tus comentarios que son muy bien venidos y lamento que truncasen tu carrera de periodista sin haberla empezado siquiera, debiste obviar esa experiencia y perseverar, si algo aprendimos en aquellos colegios fue precisamente a sobrevivir a nuestras circunstancias. Te comento que en facebook se ha creado un grupo de exlumnos del San Antonio y otro del Ruiz Mendoza, ahí puedes seguir la pista a tus compañeros. Un abrazo.

Antonio Navarro dijo...

!Hola compañeros! Me llamo Antonio Navarro. Fui alumno del colegio San Antonio en los cursos 57-58 y 58-59. El año anterior lo pasé en Torrevieja, cuando tenia 9 años, fué el último año que funcionó este mini colegio, si me lee alguno que estuvo alli, recordará como nos llamaban en el pueblo... los coreanos, supongo que reciente acabada la guerra de Corea habrian visto en el el Nodo, columnas de desharrapados y nosotros se los recordabamos, aprovecho estas lineas para agradecer a los vecinos de Torrevieja como eran con nosotros, que buena gente. Este fué quizás el mejor año de mi vida, seguido de los dos peores, mi estancia en Murcia, cuanta hambre, que frio, que trato y sobre todo que falta de cariño, si exceptuamos a los compañeros que eran nuestra auténtica familia. Supongo que todo sirve para curtirte en la vida. Nosotros aprendimos jovenes que no somos el centro del Universo. Una pregunta ¿el cura Merino era el que cuando confesabas un pecado te atizaba un revés? no se si era él, pues nos confesan dos curas, nadie se queria colocar en su fila y nos llevaban los maestros a la fuerza. En mis tiempos no se habia dado la guerra de las naranjas que he leido, pero si hubo la del café. Logicamente recuerdo un montón de anecdotas y sucesos, no quiero ser pesado, en otra ocasión. Ha sido un placer comunicarme con vosotros. El compañero, Didac, creo, escribe superbien

Diego dijo...

Hola Antonio, ignoraba al existencia de ese mini-colegio en Torrevieja, pero es interesante tu comentario para recuperar la memoria historica de aquellos años y hacernos una composición más completa de cómo era todo. Si te interesa te comentaré que en facebook se ha creado una pagina de ex alumnos del San Antonio donde quizás puedas encontrar a compañeros tuyos de aquellos años y también te animo a hacernos partícipes de tus recuerdos y aventuras ya que así, entre todos, reconstruiremos una época que ya es dificil retener en la memoria. Un abrazo.

Anónimo dijo...

hola a todoa soy BGP,menos mal q haceis un comentario del colego de Torrevieja,creia q lo habia soñado
ya q la circuntancia de poque fuimos a parar alli no la recuerdo,si recuerdo la salida de paseo por la ciudad en fila de a dos ,con sus babis y rl pelo cortado añ cero con su flequillo colgandero,tampoco se decir adonde iban a pararcuando se hacian mas mozos;asi q si alguno nos lee que escriba sus vivencias

rafmoso dijo...

Antes de iniciar mi recorrido de la memoria me identificaré: Me llamo Rafael Mora Soler, actualmente tengo 70 años, durante mi permanencia en Murcia que lo fue del 50 al 59 en que pasé al Colegio del Salvador en Valladolid,te dire que fuí jugador de Balón-Mano bastante nombrado tanto en el Colegio como en Murcia en la que por cierto Radio Juventud me hizo un interviun.Amigo Navarro, ya era hora de que encontrara a alguien que hubiera estado en el Colegio tanto de Torrevieja como de San Antonio de Murcia en mi época.
Yo ingresé en el colegio de San Antonio en Septiembre de 1950, y por obras de ampliación, tuvimos unos cuantos que ser enviados al Colegio de Torrevieja.
Este colegio se llamaba "DE LA PURÍSIMA", y estaba situado en la Glorieta justo al lado de la Catedral; este edifico era parte del HOtel Gomez, propiedad del abuelo de D.Manuel Mencón Gomez alias el Pua.
Efectivamente allí nos conocían por los coreanos.
Este colegio se creo mientras se realizaban las obras que he comentado en el de Murcia dado que se quedó pequeño para el número de huerfanos que lo componían.
Tanto del uno como del otro os podría contar un sinfin de anecdotas, que todavía obran en mi interior y que por supuesto moriran conmigo porque ellas nunca se olvidan.
Pero a propósito, Navarro tu no serás aquél chiquillo que a su padre dieron por desaparecido en la División Azul y que luego apareció siendo repatriado, y que vino a conocer a su hijo al colegio, aquél que nos enseño las señales de las argollas que tuvo que soportar durante su cautiverio en Rusia verdad.Espero que te recurden los nombres que te voy a dar FRANSCIO PACHECO BOYERO (de Cáceres), JOSE ANTONIO FERNANDEZ GARZO(de León), LOS HERMANOS TITI Y NACHO,PEDRO MARTIN BARRAGAN (de Ceuta) y un etc,etc,etc.Bueno creo que por hoy ya está bien, en otra ocasión os contaré varias anécdotas de Torrevieja y como no de Murcia.

Anónimo dijo...

Yo entre en el Salvador en 1954. soy Rodriguez Suarez y la verdad es que nunca he olvidado el "chami"fueron muchos años y muchas vivencias como para olvidarlas. Lo triste es que conoces a gente, buenos amigos casi hermanos, que luego no vuelves a verlos y eso si que es una pena.

Albert LOZANO dijo...

Usando Internet desde principios de los noventa y hasta ahora no he descubierto este sitio...
Cuando tenía 9 años, en el 56, ingresé en el colegio de la Purísima, en Torrevieja a estudiar lo que se llamaba "Preparatorio" del bachiller. Por lo visto en San Antonio los primeros estudios eran los de Ingreso a Bachiller.
En Torrevieja hice mi primera comunión y, al año siguiente, me trasladaron al colegio de San Antonio para curar "Ingreso". El profe que teníamos los de ingreso era un chaval joven, llamado Manjón, si la memoria no me falla. También había otro, gallego él, llamado Eiroa.
Recuerdo que un día bajando al comedor alguien me arreo un papirotazo en el cogote. Instintivamente lancé mi codo hacia atrás clavándolo en el estómago del autor del tortazo. Cuando me giré me quedé tan pálido cómo el que había recibido el codazo, era el padre Ginés que estaba sin respiración...
Me quedé mudo, apenas balbuceando una excusa.
Por suerte, el padre Ginés nos e tomó la revancha a tortas y todo quedó en una tarde de rodillas de cara a la pared en el estudio que había encima del comedor y bajo los dormitorios nuevos...

Estuve en San Antonio hasta el bachiller elemental. Luego fui a Barcelona a la escuela de peritos industriales.

Años después, sobre 1975 - 1977 más o menos, no recuerdo bien, hice un viaje turístico a Murcia y el colegio ya no estaba pero pude localizar al Sr. Menchón, vejete él, que vivía en un piso del centro de Murcia, cerca de la calle de la Platería. Lo fui a saludar y estuvimos un rato charlando y recordando cosas del colegio.

Emilio Morales dijo...

Muchos ya lo sabéis, pero hay una página en Facebook creada por Manuel Martín Sánchez dedicada a los Ex-alumnos del Colegio de San Antonio de Murcia, en ella ya somos 85 lo componentes del grupo. Os aconsejo que entréis en el. Fotos , comentarios y recuerdos de cada uno de nosotros.
Mi nombre, Emilio Ángel Morales Marín, hermano de José Luis (Murcia 1945-Marbella 1998) Antonio(1949) Lorenzo (1954)No eramos huérfanos de militar, pero todos estudiamos en el colegio.

menchon dijo...

bueno, creo que podría aclarar algunas cosas que se dicen, unas acertadas y otras menos, y sobre todo, muchas de las que solamente conocéis el hecho pero no la motivación. cosas de la vida.
Hola Mora, imagino que sigues tan alto como eras en su día, uno de los mejores centristas de balonmano que han existido (visto lo visto).

menchon dijo...

¿alguien puede decirme donde está loa página de los alumnos del Colegio de S. Antonio en Murcia, en el Facebook?, o donde sea.
la historia del Colegio es mucho más complicada de lo que se implica en estas páginas, pero bueno, es una forma de dignificar nuestras vidas, no creeis?

Carlos dijo...

Hola a todos. Soy J. Carlos Sáez Martín y comencé en el 68 en el San Antonio. Me es grato leer y recordar nombres y momentos inolvidables de esa fase de la vida, con momentos malos y buenos, pero que nos curtieron para el bagaje de la vida.
Un abrazo para todos y hasta pronto, Martin, Piña, Barea, el Drácula, El Pipa, Ramón Martínez Cano, Juan J Mora, Ramiro Martínez Penela, Portero, Herme, Maestro, Vidal, Kalugui, etc.. y mi querido cura Pepe,,, y no me olvido de la canción de los chicos del Ruiz Mendoza. Perdonad a los que no os he nombrado, pero es que me tengo que ir. Mas adelante sigo pero sin la guitarra

Anónimo dijo...

ANÓNIMO YO
¿Alguien sabe algo de Francisco Jiménez Ruiz (cartegenero) y de Ramón Martínez Cano (andaluz de Málaga, creo)?

Anónimo dijo...

Soy exalumno del colegio de Torrevieja en los años 1953 al 1956.Sabeis algo de Manuel Leon Calle?Y de los hermanos Vidal?.Un saludo.

Ramon Martinez Cano dijo...

Cuando mas joven escuchaba esa cancion que decia - que 20 años no son nada- Volver con las sienes plateadas- Siempre pensaba que era mucho tiempo- Ahora despues de encontrar este foro por pura casualidad, me han invadido tantos y tantos recuerdos... Y ya hace mas de 40 años. Cuantas emociones y amigos de la infancia: Barea, mi amigo el Maestro de Granada" Carlos Saez, Moratinos Bautista, Candido de Las Palmas, el musculito, Valenzuela y tantos otros que aunque recuerdo sus caras de entonces, pero ya me he olvidado de sus nombres.Eran los años de 1968 en el San Antonio, despues en el Ruiz de Mendoza hasta el año 1970/71.Recuerdo a los Kaluguis, creo que yo le puse ese mote y perteneci a este grupo de atracadores de fresas y naranjas de la huerta y de los baños de Fortuna. Para todos un fuerte abrazo. Coincidi con Moratinos de Madrid, en la Escuela de Nautica de Cadiz, yo acabe Nautica en el año 74 y comence otras aventuras en la mar, pero ninguna tan entrañables como las de aquellos tiempos. El primer cigarrillo, las primeras peleas, los primeros achuchones con una chiquita de la Barriada de la Paz, el vino tinto y las papas calientes de un bar que estaba enfrente de el teatro Romea,la escapada del colegio Ruiz de Mendoza con un canario de Tenerife en Semana Santa en un viaje epico en autostop hasta Madrid, pasamos mucho frio y tardamos en volver al colegio 10 dias,porque nos nos cogia ni dios en autostop y nadie se dio cuenta en esa especie de cuartel de Pancho Villa que era el colegio. El abrir los candados de los internos pero siempre de los no pinfanos,que hay que dejarlo muy claro, que regresaban los domingos por la tarde repletos con la bolsa de la ropa limpia y chocolate y galletas y algun que otro chorizo. De un pasante mal nacido que no se porque razon nos despertaba todas las mañanas con su correa. La de un pinfano pirado que nombraron jefe del dormitorio y le dio por tirar cuchillos de cocina a diestro y siniestro cuando armabamos follon en el dormitorio. El pedirle 25 pesetas a D. Filomeno que claro yo nunca devolvia. Hasta escribir un libro con Candido de las Palmas y Barea- un libro que se llamaba " España Acrostica" Que tiempos... Un fuerte abrazo mis queridos y viejos amigos y feliz año 2014

Mi mail. ramonmartinezcano@gmail.com